Los colores de la sepia.


La sepia común (Sepia officinalis) es un animal fascinante... aunque no lo creáis. Estamos acostumbrados a verlas en el plato, con algún condimento, de color blanco y sabrosa. Pero no nos engañemos, este animal es asombroso. Vais a ver algunas características.

El tamaño de la sepia varia puede llegar hasta 65 cm de largo y puede pesar 4 kg, aunque los animales en los mares más cálidos son generalmente más pequeños.

Son muy inteligente, y por que no... hasta rencorosos. Cuando son pequeños y están expuestos a ciertos depredadores, retienen en su memoria la imagen de su depredador. Y luego cuando crecen se vengan y los cazan más que a otras presas.

Pero son los colores lo más fascinante. Muestran los colores como señal de su estado de ánimo. Durante el apareamiento muestran colores con la intención de intimidar a sus contrarios. Y cuando cazan saben como disfrazarse, camuflarse entre los colores que le rodean. Pueden imnotizar a sus presas y estas, abobadas, se dejan acechar hasta que la sepia esta lo bastante cerca como para lanzar su ataque. Poseen ocho brazos con cuatro hileras de ventosas cada uno y dos tentáculos más largos para capturar su presa, que, sin embargo, se retracta en las bolsas debajo de los ojos si no se utiliza.
Pero no "solo" eso, además pueden variar la textura de su cuerpo si quieren camuflarse para ser prácticamente invisible.

Este es un vídeo del mago de los colores. La sepia cazando.


Además de eso, es todo un superviviente que tiene artilugios para escapar de sus atacantes. Posee una bolsa con tinta marrón que derrama en el agua. Esto provoca el despiste de sus depredadores y el tiempo justo para huir.

Otro aspecto a destacar es la vista que tiene, poseen ojos desarrollados que le permiten ver en la oscuridad, una característica general de otros cefalópodos como el misterioso Calamar Colosal.

Tyrannobdella rex.




Hoy amigos mios, os voy a mostrar un animal increíble pero a la vez detestable. Un animal que si lo vieramos en acción, preferiríamos no haberlo visto, incluso hubieramos deseado que no existiera... si estas preparado, sigue leyendo.


¿Ves la mancha negra que se asoma por ese ojo de persona? pues bien, se trata nada más y nada menos que de una sanguijuela, LA SANGUIJUELA T.REX .
La sanguijuela T.rex es enorme (para lo que es) de 5 a 6 centímetros de longitud y posee una fila de diente afilados que se agarran a la carne de las mucosas y no sueltan... una vez sujetas succionan y succionan y succionan, son terribles. La mordedura no produce dolor, porque la saliva contiene un anestésico. También posee un anticoagulante que asegura el fluir de la sangre a medida que es succionada.


Existen especies de sanguijuelas que se encuentran en muchos animales acúaticos, en mamíferos como el tapir e incluso en otros que simplemente se acercan a beber al agua como puede ser una vaca. Pero la T.rex no hace distinciones y se cuela en todos los orificios que encuentre, ya sea un tapir o un humano.
Hace relativamente poco que se conoce, de hecho, fue descubierta en las fosas nasales de una niña peruana que acudió al médico porque notaba que algo se le deslizaba por dentro de las fosas nasales. Y es que una cosa es segura, mucha fuerza debe tener para poder introducirse a través de las fosas nasales a una persona.

En fin, si os bañais en los apetecibles rios de América del sur, tener una cosa en cuenta: un enemigo os aguarda. Jejeje.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...