El vencejo. Rey de aire.

El vencejo común es un ave extraordinaria. Aunque la veamos muchas veces y estemos acostumbrados a su presencia, el vencejo es posiblemente el ave mejor adaptada a volar de todo el mundo.

En primer lugar, el vencejo está considerada el ave más veloz. Vuela a una velocidad mayor que cualquiera de su clase. Aunque es cierto que el halcón Peregrino alcanza velocidades superiores (300 km/h), estas velocidades se alcanzan en caída, no horizontalmente.

Un vencejo puede estar volando a unos 220 km/h y el vencejo real hasta los 250 km/h. Una velocidad nada despreciable.

Solo ver estas maravillosas aves nos demuestra que su cuerpo está adaptado a la velocidad, al vuelo. Su anatomía es la más aerodinámica de todas las aves (similar a las golondrinas). Se ha adaptado tanto al aire que sus patas se han hecho cortas e inservibles. Al no ser casi utilizadas, fueron reduciendo su tamaño y haciéndolas casi inservibles para desplazarse por tierra. Come, bebe, se aparea e incluso duerme en el aire. Para dormir en el aire, al anochecer, suben y suben y llegan tan alto que se pierden de vista, se ponen a planear y duermen hasta que amanece.

Otra curiosidad: Cuando el vencejo se ve sometido a condiciones climáticas adversas o a una escasez de alimentos, puede entrar en un estado próximo a la hibernación o “torpor”. De este modo, consumen menos energía. Los vencejos adultos son capaces de sobrevivir dos días en este estado y los polluelos pueden sobrevivir así incluso cinco días.

Otra curiosidad más: Como durante años no tocan el suelo, únicamente para anidar y su patas no se han desarrollado, necesitan realizar los nidos a cierta altura. Para así dejarse caer y empezar a volar ya que sus patas no les permiten andar, correr o saltar.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...