Pez de arena o Scincus scincus

Posiblemente uno de los lagartos más asombrosos que existen hoy sobre la Tierra. Una lagartija de apenas 10 cm de largo (algunos ejemplares llegan a 20 cm)  y con una peculiaridad verdaderamente curiosa: nada bajo la arena.

El nombre que recibe es "Pez de arena", y es que, como hemos dicho, nada por la arena, no por el agua. El Scincus scincus (es su nombre científico) se desliza por la arena del desierto del Sahara, que es, la más fina de cualquier otro desierto del mundo.

Tiene un hocico largo en forma de cuña que abre la arena, con una mandíbula inferior avellanada. Un largo y afilado cuerpo que cubre con lisas, brillantes y apretadas escamas que favorecen el menor rozamiento con las partículas de arena.
Sus patas son cortas y robustas, con pies largos y aplanados que esconde cuando se sumerge en las dunas y su cola es corta y va disminuyendo en una punta fina. Sus ojos y fosas nasales son muy pequeños.


Pero aparte de su apariencia física lo que más llama su atención es la gran facilidad con que se desplaza por la el interior de la arena. Algo que para cualquier otro animal le resultaría imposible o base de mucho esfuerzo (en el caso que pudiera nadar por la arena) y que el Pez de arena lo consigue como si realmente se desplazara por agua. Hasta la fecha había sido un misterio, pero los avances tecnológicos nos muestran cómo este curioso animal es capaz de nadar bajo la arena:

Veamos primero como lo hace.



Ahora veamos cómo lo hace pero con rayos X.


Asombroso.

Pez Hacha, Argyropelecus gigas o fantasma de los océanos.

En la profundidad de los océanos los hábitats que se encuentran son muy diferentes a los que podemos encontrar en aguas costeras poco profundas o en los primeros 200 metros de profundidad. Por eso, los animales que se encuentran son también muy diferentes. Animales que se han tenido que adaptar a grandes presiones, a temperaturas bajísimas y por supuesto a la infinita oscuridad.


Ya vimos al pez pelícano, un monstruo de las profundidades. Pero ahora quiero mostraros otro animal que habita en los abismos: Argyropelecus gigas o pez hacha gigante (el de la imagen).



Este animal de "aspecto amistoso" se sitúa en profundidades superiores a los 600 metros. Con sus ojos tenebrosos, mira hacia arriba y detecta las siluetas de sus presas que puede ver en contraste con la tenue luz (imperceptible para nosotros)  que proviene de la superficie.

Pero no solo eso, si pensáramos que otro depredador más terrible aun que el Pez Hacha utilizara la misma técnica para detectar a este y otros peces, nos daríamos cuenta de una característica de supervivencia y adaptabilidad propia del Argyropelecus gigas... se hace INVISIBLE. Es capaz de producir, gracias su órgano fotóforo ( que produce luz)  los reflejos azules similares a los que se ven si se mira a la superficie, haciéndose totalmente invisible.

Por último, no penseis que este pececillo de entrañable os acecha en las profundidades. Es inofensivo para las personas, porque aunque su especie tenga la palabra gigante, no mide más de 15 cm. Distribuidos por las aguas profundas abisales del océano Atlántico y del océano Pacífico. 


Le suelen llamar :
EL FANTASMA DE LOS OCÉANOS.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...