La lamprea, el vampiro oceánico.


Si hiciéramos una lista de los animales más extraños que podemos encontrar en el mundo, la Lamprea estaría entre los primeros puestos. Es conocido como el vampiro de las profundidades.

Es un animal prehistórico, que no ha cambiado desde hace 500 millones de años. Cuando la evolución no había inventado la mandíbula tal y como hoy la conocemos. Es un organismo eurihalino, osea que son capaces de vivir en un amplio rango de concentración de sales sin que se vea afectado su metabolismo. Y por eso se encuentran tanto en rios, lagos y mares. De hecho, la Lamprea nace en un río, y vuelve para desovar, tal y como hacen los salmones.


Pero nada tiene que ver con un salmón. La Lamprea es parasitaria, no depredadora, además gracias a su boca succionadora, es capaz de agarrarse a las piedra para ayudarse a subir los torrentes de los ríos. De hecho, son tan diferentes que taxonómicamente hablando no se consideran peces, sino que, siendo tan peculiar, tienen su propio grupo: el grupo parafilético de los ciclóstomos.

Pero vayamos a lo más morboso. La boca de la Lamprea, su boca-ventosa que recuerda a un alien de película, desprovista de mandíbula, tiene la forma de un embudo guarnecido de dientes córneos y lengua rasposa. Se engancha a la piel de su hospedador y una vez enganchado succionan y succionan hasta, se ha dado el caso, de matarla. Es una especie invasora y no tiene depredadores naturales. Por eso, su presencia se está expandiendo y actualmente se intenta detener. Mientras lo consiguen, la Lamprea está causando estragos en otros peces como las truchas y salmones. Ya que algunas Lampreas se han acostumbrado al agua dulce.


Cuando es larva, su forma de alimentarse es diferente, no tiene los dientes que vemos en los adultos, ni ojos. Se alimentan gracias a unos pelos (llamadas bárbulas) que filtran la comida. Cuando son adultos salen al mar, viviendo a profundidades de hasta 500 metros. Llegan a pesos de 1 kg y 1 metro de longitud, entonces vuelven a desovar al río, donde dejan entre 50.000 y 200.000 huevos... Esos son muchos huevos... Luego mueren como hacen los salmones.

Es muy común en el Atlántico norte y el Mar Mediterráneo, donde se concibe este animal como un sabroso bocado y forma parte como ingrediente indispensable en recetas incluidas en  tradiciones culinarias tan antiguas como la romana.

Cachalote. El mamífero submarinista.

El rey de los mares, un superpredador de océanos capaz de plantarle cara a un grupo de Orcas (ballenas asesina), de bajar a grandes profundidades y cazar calamares gigantes. El Cachalote (Physeter macrocephalus) es sin lugar a dudas el animal con mayor capacidad de matar (esto suena un poco friki) del mundo.


Pero es verdad, puede llegar a pesar casi 50 toneladas, es el mayor mamífero dentado, y tiene unas características muy especiales. Por ejemplo:


Puede bajar a profundidades de hasta 3.000 metros, aguantando la respiración durante más de 1 hora y resistiendo la alta presión que se alcanza en estas profundidades. Cuando se zambulle su corazón late 1 vez por minuto, y sus pulmones se contraen para soportar la presión. Estamos hablando de presiones de 30 millones de Pascales... es como si tuvieras que soportar en la punta del dedo meñique, 5 toros unos encima de otro, y eso en cada cm2 de toda la piel del cachalote.Además, tiene una sangre densa, con muchos glóbulos rojos y esto reduce la producción de nitrógeno, algo a lo que temen todos los buceadores y por lo que se hacen descompresiones.
Todas estas adaptaciones físicas le permiten convertirse en el mamífero que más profundo se sumerge.

Otra cosa que llama la atención es el sónar. La luz solar empieza a desaparecer a cierta profundidad (creo que unos 400m), la oscuridad abisal se impone y la visión, los ojos, no sirve para nada en estos lugares. Pero el Cachalote ha ideado la forma de poder moverse fácilmente e incluso cazar presas tan esquivas como el calamar gigante. El chasquido producido por el cachalote es el sonido más intenso producido por animal alguno, pero su función se desconoce (aunque se cree que lo usa como sónar y como arma para aturdir a sus presas).
El Cachalote puede llegas a medir más de 20 metros y, como hemos dicho, 50 toneladas y además tiene una mandíbula dentada de 5 metros. Es un animal mamífero, vive en grupos familiares, y no tiene depredadores. Aun así, se encuentra en peligro de extinción... por ahora en estado vulnerable.

Aequorea victoria... una medusa verde.

Si fuera fácil lanzarnos al agua en medio del océano y empezaramos a descender y descender hasta que desapareciera la luz, y la presión, el silencio sepulcral y una densa oscuridad, descubriríamos de repente  que existe un mundo de animales increíbles, extraños y fascinantes. Un ejemplo de estos animales, puede ser la medusa Aequorea victoria o Gelatina cristal.


Una medusa bioluminiscente que a la luz del día es casi invisible, pero en la oscuridad de las profundidades produce una luz bella, una luz que hipnotiza a sus presas y las atrapa entre sus maravillosos tentáculos llenas de nematocistos (células que inyectan toxinas).

No hace mucho que se descubrió (2009), y aun poco se sabe de ella. Si no me equivoco es el único animal que produce luz verde, gracias a una proteína fluorescente verde (GFP, por sus siglas en inglés, green fluorescent protein), producida únicamente por la medusa Aequorea victoria.


Habita en la costa oeste de Norteamérica, pero como suele pasar últimamente con muchas medusas, el número de ejemplares de esta especie está creciendo debido a la desaparición de sus depredadores.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...