Mostrando entradas con la etiqueta Equidna.. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta Equidna.. Mostrar todas las entradas

El equidna. Experimento evolutivo.

Esta especie de erizo narizudo y rechoncho se llama equidna, y tiene una peculiaridad que solo es compartida por otro animal, el ornitorrinco. Al igual que este, el equidna es el único mamífero que nace de un huevo... no os parece raro?


Os explico brevemente:

Las primeras formas de procrear se daban en el agua de océanos prehistóricos. Los peces soltaban muchos pececillos al mar y de ellos, muchos eran devorados.  Para evitar esto, la evolución ideó algunas fórmulas diferentes de procrear: algunos peces eran escondidos en la boca de la madre, otros buscaban refugios en ... por ejemplo anémonas... y otros pececillos fueron guardados en cápsulas viscosas. Esta última forma de proteger a la descendecia fue la que evolucionó con el tiempo en los típicos huevos de los reptiles. Las cápsulas ya no eran viscosas sino duras. Huevos que conseguían que el feto evolucionara y creciera hasta convertirse en depredadores, cazadores como los adultos, pero con un tamaño menor. Cuando los mamíferos aparecieron, la forma de dar a luz a la descendencia cambió. El óvulo era fecundado dentro de la madre y, aun sin tener las capacidades de un adulto, era paridos. Por supuesto tenían que ser cuidados y alimentados por la madre, intentando así asegurar una descendencia que nacía (en general) desvalida.
Pues bien, en este camino evolutivo de la procreación, lo que parece normal es que cualquier mamífero nazca de la madre y luego se le cuide y de de mamar hasta hacerse mayor, y no de un huevo como las aves o los reptiles. Ahí está pues la peculiaridad evolutiva del equidna: el equidna nace de un huevo, por tanto, su forma de procrear no es como la de los reptiles pero tampoco como la de los mamíferos.

Pero la forma de encubar el huevo no es como las de las aves o reptiles. El equidna pone un huevo y lo lleva en una cavidad de su cuerpo entre el pelaje. Esto le permite desplazarse y proporcionarle calor y protección a la vez... una buena idea hablando de supervivencia. Luego sí, el pequeño nace y hace lo que haría cualquier mamífero: mamar.


Los taquiglósidos o equidnas (Tachyglossidae) sólo habitan en la isla de Nueva Guinea y en Australia, y son difíciles de ver. Entre sus características físicas podríamos destacar: Tienen el cuerpo cubierto de espinas, lo que unido a la dieta que llevan, mayoritariamente insectívora, y en algunos casos con predilección por las hormigas y termitas (mirmecofagia), les ha valido el nombre de "hormigueros espinosos". Son animales de cuerpo compacto, y cubierto de un denso pelaje del que sobresalen largas púas empleadas como método de defensa. Normalmente mide entre 35 y 50 centímetros de largo, con una cola de 10 centímetros, y un peso promedio de 2 a 7 kilogramos. Los machos son por regla general de mayor tamaño que las hembras. Son poderosos excavadores que emplean pies y manos para construir galerías y oquedades o escarbar en la tierra en busca de alimento.



LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...