Mostrando entradas con la etiqueta fragata portuguesa. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta fragata portuguesa. Mostrar todas las entradas

Physalia physalis o fragata portuguesa


Physalia physalis o fragata portuguesa se suele encontrar en mar abierto en todas las aguas cálidas del planeta, en especial en las regiones tropicales y subtropicales de los océanos Pacífico e Índico, así como en la Corriente del Golfo atlántica. Con apariencia de medusa, la carabela es en realidad un organismo colonial cuyos individuos se especializan para mantener viva la colonia. Se trata de una agrupación de medusas e hidroides que se dividen el trabajo: digestión, detección de presas, defensa y navegación. La carabela portuguesa carece de ojos, huesos y ano, excretando directamente por la boca. Además de la vela gelatinosa que le permite recorrer los océanos impulsada por los vientos, las mareas y las corrientes marinas, del cuerpo central cuelgan numerosos tentáculos que le sirven para atrapar a sus presas y con los que puede llegar a medir hasta 30 metros.

Estos tentáculos están provistos de cápsulas urticantes denominadas cnidocistos que pueden paralizar a un pez grande y afectar seriamente al ser humano. Estas cápsulas, ante el estímulo apropiado, liberan un filamento hueco espiralado de un único uso llamado nematocisto, que puede ser de distintos tipos: simples ventosas; prolongaciones largas de los tentáculos que se enrollan alrededor de la presa; y púas o espinas que pueden inyectar una toxina proteínica que paraliza a la presa.
La Physalia physalis, posee un veneno hemolítico que produce espasmos, contracción involuntaria de los músculos o parálisis llegando a la muerte en algunos casos. Las quemaduras ocasionadas por el contacto de los tentáculos pueden ocasionar cicatrices para toda la vida.

Los tentáculos tienen por objeto envolver a las presas e introducirlas en la boca hasta la cavidad gastrovascular, donde comienza la digestión.



La práctica desaparición de sus habituales depredadores, como la tortuga boba (Caretta caretta) o el pez luna (Mola mola), sumado al incremento de la temperatura del agua, generan esta explosión demográfica que inunda nuestras playas cada año.

LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...