Mostrando entradas con la etiqueta marsupial. Mostrar todas las entradas
Mostrando entradas con la etiqueta marsupial. Mostrar todas las entradas

Wombat y su curiosa manera de defenderse.



Los vombátidos son unos vegetarianos marsupiales diprotodontos conocidos popularmente como wombats. Son nativos de Australia y tienen la apariencia de un oso musculado, pequeño y de piernas muy cortas. Los wombats se alimentan de hierbas, juncias y raíces y cavan extensas madrigueras con sus dientes delanteros (similares a los de un roedor) y sus poderosas garras. Aunque es un animal principalmente crepuscular y nocturno, los wombats se aventuran también a buscar alimento en días fríos o nublados. No se dejan ver tan fácilmente como otros animales, pero sí suelen dejar rastro visible de su paso.

Los wombats poseen un metabolismo extraordinariamente lento: tardan alrededor de 14 días en completar la digestión, y no suelen moverse con rapidez. En caso necesario, sin embargo, pueden fácilmente sobrepasar a un ser humano en carrera e invocar inmensas reservas de fuerza. La principal defensa del wombat contra un depredador bajo tierra es aplastarlo contra el techo del túnel hasta que el invasor deja de respirar.

En principio los colonos australianos consideraron a los wombats como tejones, dada sus características físicas, por ello la población de este animalete sufrió un duro golpe.

Los wombats son de color arenoso o marrón, y del gris al negro. Las tres especies conocidas miden un metro de largo y pesan entre 20 y 35 kilogramos.
El periodo de gestación del feto es de 1 mes, más tarde el jovencito se aloja en una bolsa y permanecerá all´durante 7 meses. A los 18 meses son considerados adultos.

Tigre de Tasmania.



El tigre de Tasmania, Tilacino o lobo marsupial (Thylacinus cynocephalus) es el claro ejemplo de lo que le puede ir pasando a otras especies si no tenemos una conciencia universal y dejamos de mirar el ombligo tanto como individuo, tanto como especie. Como la especie que se cree con el derecho a hacer desaparecer a otra siendo consciente de ello.

Del tigre marsupial se pensaba que se extinguió hace 80 años, pero hace poco se encontraron unos restos del Tigre de Tasmania datados en hace menos de 50 años. Posiblemente los restos pertenecieron al último ejemplar que recorrería solo las montañas de Tasmania, buscando comida... pero también a uno de su misma especie... y por supuesto, huyendo de los cazadores.

Una peculiaridad del Tigre, es que fue el marsupial carnívoro más grande conocido (sin contar otros de la época prehistórica). El más grande del que se tiene constancia llegó a medir 290 cm y pesar 70 kg. Por eso, hasta que llegó el hombre, era el superdepredador dominante en la cadena trófica de Tasmania. Y se comportaba de forma similar a otros supredepredadores como el lobo o el tigre.
Pero aunque se llamaba tigre de Tasmania, la verdad es que no tiene nada que ver con un tigre (otro superdepredador) , pero sus rayas sobre la espalda pueden recordar y quizá de ahí su nombre. Tampoco tiene que ver con el lobo, de hecho, el pariente más cercano es el Diablo de Tasmania, un animal que destaca por esos alaridos del infierno, por esa ferocidad y sobretodo por ser uno de los animales con la mordedura más potente en relación a su peso.

Podemos pensar que el tilacino, también sería agresivo, y que también poseería una mordedura capaz de triturar huesos, tal y como los hace el diablo... su pariente más cercano. Pero recientes investigaciones han descubierto que la mordedura del lobo marsupial podía ser grande, podía abrir la boca más de 70º, pero no podía ejercer mucha presión. No era capaz de cazar grandes presas, y se debía ajustar a presas medianas y pequeñas y ágiles.
Era tan poca la fuerza que tenía en la mandíbula que se han descartado las acusaciones de las empresas cárnicas del cordero que afirmaban que cazaban y mataban a su ganado. Esta era la razón principal de su caza indiscriminada.

Entonces... ¿Hemos hecho desaparecer una especie porque decíamos que mataba a "nuestro" ganado? Se ha comprobado que no.... pero y si fuera verdad ¿nos da eso derecho a hacerlo?
Tenemos que reflexionar sobre qué mundo queremos, sobre que en que sociedad queremos vivir, y sobre todo en admitir que no somos la especie elegida para señorear y matar a todas las demás.

Aquí esta uno de los últimos ejemplares que vivieron en cautividad.


LinkWithin

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...